lunes, 7 de noviembre de 2011

ALUMNOS A LOS QUE NO SE OLVIDA

No hay mejor recompensa para mi trabajo que mis alumnos. A veces me cabrean, me desquician, me agotan, pero haciendo un balance global, son muchas más las veces en las que me sorprenden de manera tan maravillosa que llegan a emocionarme.
El curso pasado fue especial: tuve unos alumnos muy motivados y creativos que derrocharon toda su originalidad en el blog de aula. Por iniciativa propia y sin haberme comentado nada, decidieron grabar un programa de televisión titulado Sangüesa Directo, del que hicieron dos partes (I, II). Ya entonces manifesté la sorpresa que me dieron cuando me lo presentaron.
Esta vez la sorpresa ha sido mayor. Me he emocionado. Ellos ya no son mis alumnos, yo ni siquiera permanezco en el mismo centro, y aún así han querido darme este regalo tan especial. Han grabado la tercera parte de Sangüesa Directo, la han publicado en el blog de aula del curso pasado y me han mandado un mail para avisarme de la sorpresa. Cómo me he emocionado. Me ha asombrado el desparpajo de los bailes de Zuriñe y Nora, he disfrutado con la forma de expresarse ante las cámaras de Itziar, me he reído a carcajadas con la interpretación como vidente de Alfonso, y se me han saltado unas lagrimillas cuando, al final del vídeo, me han dirigido unas palabras y han recordado momentos de nuestra clase.
No es verdad que los adolescentes son dependientes, poco autónomos, sin valores ni objetivos en la vida. Ellos son una muestra de ello. 





12 comentarios:

  • Joselu dijo...

    Es una agradable sorpresa la que te han dado estos alumnos. Entiendo que tiene que ser emocionante y estimulante. Yo encuentro día a día incentivos, aunque a lo mejor no tan explícitos, para dar sentido a lo que hago. Hay mucho de tensión de decepciones, de enfados… pero también hay momentos que justifican todo. En cuanto a que sean los adolescentes autónomos e independientes… depende del grupo humano y social a que te dirijas. Yo he tenido experiencias hermosas y otras que no lo eran tanto. Felicidades, Silvia.

    Silvia Gongo dijo...

    Es que no se puede generalizar, Joselu. Entre los adolescentes hay de todo, como lo hay también entre los adultos. Por eso me molesta cuando generalizamos y decimos que la juventud no tiene inquietudes ni intereses.
    Las sorpresas, como dices, no son siempre tan explícita, pero continuamente las veo en el aula, y eso es lo que me hace pensar que este trabajo merece la pena.

    Antonio dijo...

    Maravillosa sorpresa y regalo a la vez. Después de vernos maltratados por politicuchos y por ciertos sectores de la sociedad incapaces de entender el valor de la educación, estas muestras de aprecio son lo que nos mantiene vivos.
    Enhorabuena.

    Silvia Gongo dijo...

    Politicuchos... veo que tú también estás viendo el debate, Antonio :)
    Tienes razón, sorprende que haya todavía individuos que no den importancia a algo tan esencial como la educación. Así nos va

    Inés dijo...

    Silvia, cuando lo he visto a primera hora de la tarde y no te he encontrado en Twitter me han dado ganas de avisarte pero tenían que hacerlo ellos.
    Es fantástico que tengan una iniciativa así y sobre todo, lo que han mejorado del primer programa a este. ¡Menudo desparpajo tienen ahora! Ya se lo he dicho a ellos en Farfanías.
    No es necesario un gesto tan explícito para sentir que esta profesión merece la pena. Cada día hay varios detalles en clase, acompañados de decepciones, frustración, cabreos y otras cosas negativas,sí, pero esa es la base de la vida.
    Un besazo, profe que no se olvida. Toda la vida te van a recordar.

    Lu dijo...

    Me imagino la alegría que sentirás. Estas muestras incondicionales de afecto y agradecimiento valen su peso en oro. Puedes sentirte satisfecha. Esto no es un regalo es un regalazo.

    Esther dijo...

    Incentivar la parte creativa de nuestros alumnos es gratificante para ellos y para nosotros. Además de aprender y disfrutar se implican de una forma que no van a olvidar nunca. Aunque lo creo así, no siempre es fácil convencer a un grupo de adolescentes de ello, al fin y al cabo supone más esfuerzo, también fuera del aula.
    Felicidades por este nuevo premio/regalo, que tiene un valor tan grande como los oficiales.

    Pep Hernández dijo...

    Boquiabierto es poco Silvia.
    Una envidia sana de ver lo que son capaces de hacer tus alumnos, porque siempre serán tuyos y siempre serás su profesora de Lengua. Vendrán otros profesores, pero el recuerdo que tienen de ti será eterno, y éso, no hay dinero ni palabras que lo paguen.

    También me he echado unas buenas risas con los bailes y las interpretaciones de bailes y magos... es que, al fin y al cabo, también los siento un poquito míos, por ser los "hermanos blogueros" de mis pupilos del año pasado.

    Presentes como éste, no se olvidan, se disfrutan.

    Alberto G. (@albertogp123) dijo...

    Si es que dejas huella, Silvia. Una experiencia para recordar para siempre. Y seguro que os echaréis de menos mutuamente.
    Un abrazo

    Silvia Gongo dijo...

    Inés, te agradezco entonces que no me hayas dicho nada, me ha alegrado recibir la noticia de ellos. Sí que han mejorado, sí. Con solo tres grabaciones han perdido todo miedo a la cámara y han sabido sacarle partido. Un gustazo verles.

    Lu, para estos momentos de desasosiego tecnológico por los que estoy pasando, un regalo así me reaviva.

    Esther, coincido contigo. Estoy convencida de que esta sociedad, más que nunca, busca personas creativas, diferentes, que sobresalgan por su originalidad, y eso es algo que se desarrolla poco en las escuelas.

    Pep, ya sabes que ellos te llaman "su segundo profe", tuvieron un feeling especial contigo, y eso tampoco se olvida.

    Alberto, mucho, nos echamos mucho de menos. Pero no queda otra que seguir, conocer a otros alumnos, empezar de nuevo... En ello estamos

    Virginia dijo...

    ¡Menudo sorpresón! Te habrás emocionado un montón al ver el poso que has dejado en ellos y que gracias a la semilla que sembraste el año pasado, son autodidactas.

    Con chavales así, cualquier esfuerzo que hagamos merece la pena.

    Por cierto, que echo de menos tus propuestas.
    Veo que has recibido el sello del ITE. ¡Enhorabuena una vez más! Te mereces esto y todo.

    Un beso

    Silvia Gongo dijo...

    Virginia, gracias por las felicitaciones.

    Estoy en periodo de adaptación. Creo que el curso pasado acabé consumiéndome por tanto trabajo y ahora estoy intentando encontrar el equilibrio entre mi vida y mi trabajo, por eso la poca actividad en mi blog. También yo echo de menos tu blog, ¿ya no escribes en él?