martes, 25 de octubre de 2011

VI ENCUENTRO INTERNACIONAL EDUCARED 2011

Durante los días 20, 21 y 22 de octubre ha tenido lugar en el recinto ferial de Ifema el VI Encuentro Internacional Educared 2011, al que fui invitada a ir por dos motivos: compartir nuestra experiencia sobre el proyecto Poesía eres tú y acudir a la entrega de premios del Certamen Internacional Educared, ya que nuestro proyecto ha obtenido el primer premio en nuestra categoría. 
Manteniendo la nomenclatura utilizada en el congreso, estas han sido las claves de cómo lo he vivido yo:

Conocer y escuchar ponencias que me dejaron impresionada, como la de Dolors Reig, la mesa redonda sobre Cultura Digital llevada a cabo por Tíscar Lara, Juan Freire, Dolors Reig y Mario Tascón o el proyecto Espira de realidad aumentada en educación. 
Compartir con compañeros navarros y amigos tuiteros la emoción de la entrega de premios, las fotos y las felicitaciones.
Debatir sobre hacia dónde va la nueva escuela, cuál es el cambio metodológico que necesitamos, cómo poder aprovechar toda la potencialidad de las nuevas tecnologías en la educación.
Experimentar ese hormigueo en la tripa que tiene una cuando absorbe en pocas horas tantas ideas y se forma en su mente un torbellino de motivación, energía y ganas de cambiar la escuela y el mundo. Experimentar también el reencuentro con amigos tuiteros conocidos y el encuentro con los desconocidos, y   disfrutar al máximo de su agradable compañía. Ellos son los que han hecho especial este encuentro. Confidencias, cenas, risas, comidas, bromas, susurros, charlas, miradas, copas... He disfrutado cada momento gracias a ellos. Fuera donde fuera, encontraba una cara conocida que se acercaba a mí y me tendía una de sus mejores sonrisas. Cómo no va a estar una a gusto en un ambiente así. Esto no ha sido un congreso, sino una reunión de amigos y conocidos que se sientan cómodamente en el sofá de su casa para hablar de educación y nuevas tecnologías. Con el calor del hogar. 


8 comentarios:

  • Marcos Cadenato dijo...

    Nuevamente felicidades por el proyecto, por el premio y por la comunicación, que volví a escuchar -recuerda- cuando ETA anunció el cese de la violencia y que celebramos todos, tras escucharos a Pep y a ti.
    Intenso Encuentro -que también he resumido yo en el blog- que nos ha servido para seguir en contacto, enseñando y aprendiendo juntos.
    Un placer volver a vernos y compartir mesa, mantel, ordenador y red (cuando funcionaba) :)

    Silvia Gongo dijo...

    Qué gran broche final (el de la noticia) para una jornada tan intensa. Desinflada como estaba después de dar la charla, me emocioné.
    Placer también el mío de verte de nuevo, Marcos.

    Carmen González dijo...

    Me encanta comprobar que somos muchos los que vivimos el encuentro como un reencuentro de amigos. Comparto los sentimientos y emociones descritas. Enhorabuena por todos los éxitos conseguidos, por tu premio y sobre todo por lo que alegra estar a tu lado. Un besooooo

    Nieves dijo...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    Manuel dijo...

    Ay, ay, que casi no me salen esta noches las palabras, nuevamente perjudicado por esa manía mía de estar con los amigos hasta el final de la noche de los tiempos. NO tengo medicina, sólo me cura la amistad y la sensación de vivir algo bonito. Enhorabuena de la güena...jau !!

    Carlos dijo...

    Pero que bien se está en buena compañía, mira que han habido momentos intensos, buenas conferencias e ideas, pero me quedo con las risas y los buenos momentos con tod@s vosotr@s, hacía mucho tiempo que no me reía tanto y tan a gusto.
    Un abrazo Silvia :D

    Antonio dijo...

    Otra buena foto para el recuerdo. Enhorabuena y espero que nos veamos pronto.

    Silvia Gongo dijo...

    Manu, me da que coincidimos en manías, jeje. Anda que no nos reímos ni ná. Y ya van dos de dos, la próxima vez que nos juntemos tendremos que llevar puesta la correa ;)

    Carlos, han sido cuatro días de compartirlo todo, y ahora os echo de menos. Qué gusto coincidir con gente como tú, con esa alegría contagiosa y esa amabilidad.

    Antonio, se te echó de menos, hubieras cuadrado en el ambiente tan agradable que había. Ojalá coincidamos pronto de nuevo.